Archivo de la etiqueta: Hosteleria

Caso Cursach: El juez imputa cinco delitos a Cursach por las fiestas en Tito’s en 22,08,2017

Caso Cursach El juez imputa cinco delitos a Cursach por las fiestas en Tito's (640x480)

Además de los 28 agentes y mandos de la Policía Local imputados, la cúpula del grupo de ocio nocturno será juzgada por los presuntos sobornos.

El juez Manuel Penalva y el fiscal anticorrupción Miguel Ángel Subirán imputan cinco delitos al empresario de la noche Bartolomé Cursach, encarcelado desde el pasado marzo, por las supuestas fiestas con sexo, alcohol y drogas gratis para 28 mandos y agentes de la Policía Local de Palma que se hacían en la discoteca Tito’s. De forma paralela, uno de los principales testigos de cargo de esos presuntos cohechos, el exjefe de sala de Tito’s, ha vuelto a recibir un anónimo con amenazas en su domicilio.

Los investigadores del caso Cursach, una presunta trama de corrupción en el seno de las Policías Locales de Palma y Calvià y auspiciada por grandes empresarios de la noche, planean abrir una pieza separada para depurar los supuestos cohechos que recibieron los 28 funcionarios policiales. En los últimos días, los 28 agentes han sido citados a declarar por estos hechos, pero todos menos el exjefe Antoni Vera se han acogido a su derecho a guardar silencio.

Algunos de estos policías se han quejado de que parte del sumario sigue todavía bajo secreto, por lo que no quieren declarar hasta que se levante dicha medida cautelar. No obstante, muchos de los imputados negaron ante el juez y el fiscal laveracidad de lo sostenido por una media docena de testigos respecto a esas fiestas gratuitas.

La cúpula de Cursach

Además de Cursach en esa futura pieza separada van a figurar como imputados otros de los integrantes de la cúpula del Grupo de ocio que lleva como nombre el apellido del empresario, así como responsables de Tito’s.

Los investigadores acusan a policías y dirigentes del Grupo Cursach de cinco delitos: cohecho, tráfico de influencias, narcotráfico, prevaricación y organización criminal.

La acusación principal es que Cursach, al igual que otro empresario de la noche también imputado, sobornó durante años a un grupo de mandos y agentes de la Policía Local para que, a cambio de sus presuntos cohechos, dieran un trato de favor a sus negocios en lo que respecta a aforos, horarios, inspecciones y facilidades de aparcamiento. Las dádivas también habrían servido para que esos funcionarios se dedicasen a acosar, perseguir y presionar a establecimientos de la competencia del Grupo Cursach.

Las fiestas en el reservado de la discoteca del Paseo Marítimo habrían sido parte de los sobornos. En ese lugar los policías encausados habrían disfrutado gratis de droga, alcohol y prostitutas.

Varios testigos

Varios testigos vinculados al mundo de la noche han desvelado la existencia de esas presuntas fiestas para policías. Los declarantes han identificado fotográficamente a los funcionarios encausados.

Por otro lado, la mayoría de los señalados ya estaban siendo investigados en otras partes de la macrocausa por supuesta corrupción y por otros hechos.

Entre los testigos que han facilitado más datos sobre las juergas de Tito’s está un antiguo jefe de sala de ese local. Esta persona en los últimos meses ha recibido múltiples presiones, amenazas y ataques para que desista de su testimonio. Hace unos días recibió una gran paliza, por la que sigue de baja médica.

La última supuesta coacción ha sido una nota anónima dejada en la puerta de su domicilio. En el escrito se acusa al testigo de decir mentiras y falacias y se menciona a familiares suyos que no residen en las islas. De estas personas se recogen en el anónimo sus teléfonos móviles para dar una idea de la información que manejan los autores de las amenazas.

Por otro lado, el testigo ha formulado sendas quejas en el Colegio de Abogados de Balears y en el Consejo General de la Abogacía contra dos de los letrados defensores de imputados. Según las quejas, uno de los abogados habría proferido insultos homófobos contra el testigo y el otro, a través de un intermediario, le habría ofrecido dinero para que guardara silencio, entre otras presiones.

Bartolomé Cursach se acogió a su derecho a no declarar tras su detención, pero desde su entorno se ha rechazado de plano todas las acusaciones que pesan sobre él, entre ellas los supuestos sobornos de Tito’s.

 

  • Pieza separada: Sobornos para impulsar los negocios
    Los investigadores planean abrir una pieza separada para enjuiciar los presuntos sobornos que Bartolomé Cursach habría pagado para impulsar sus negocios de la noche y perjudicar los de la competencia.
  • Agentes y mandos: Los policías niegan las acusaciones
    Los 28 mandos y agentes de la Policía Local que, supuestamente, cobraban en especies (con fiestas gratuitas de alcohol, drogas y prostitutas) los cohechos niegan las acusaciones.
  • Amenazas: Un testigo protegido recibe un anónimo en su casa
    Uno de los principales testigos, exempleado de Cursach, ha recibido una nota amenazante en su casa.

http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2017/08/22/juez-imputa-cinco-delitos-cursach/1241929.html#

Los clásicos de Gomila en 13,08,2017

Los clásicos de Gomila (640x480)

Pepe Leal y Juan Jiménez han aportado esperanza al barrio”, sentencia el propietario de La Polka.

Aquí había la cafetería Gomila, aquí una pizzería, aquí la discoteca Barbarella… Pasear por la avenida Joan Miró hacia la Plaza Gomila es comoabrir el baúl de los recuerdos para Pepe Leal y Pepe Marroig. El bar Suomalainen y La Polka son dos clásicos de la que fue la zona de ocio por excelencia de Palma y también de la isla. A ellos, hay que añadir otro superviviente gomilero Juan Jiménez del Nito´s, cuyos pollos han hecho historia no solo entre los vecinos del Terreno sino entre clientes cómo el rey emérito Don Juan Carlos y su hijo Felipe VI.

Pepe Leal y Juan Jiménez son nombres míticos en Gomila y La Polka quiso rendirles homenaje como “ilustres del barrio” en la segunda edición de los Premios La Polka, celebrados en julio. “Personas como ellos son los que cohesionan el barrio“, sentencia Marroig, propietario del ejemplar bar de la avenida Joan Miró que reabrió sus puertas en 2012 tras una década cerrado. El galardón es la escultura Rayo de Júpiter, obra de Xisco Cabanillas, mestre d´aixa y escultor. La obra alude a sus orígenes ya que era un bar de regatistas. “Aún lo sigue siendo”. Leal y Jiménez fueron los premiados porque “no se han movido nunca del negocio y me ayudaron en la reapertura. Eran mis anfitriones. Han aportado seriedad, esperanza y, sobre todo, trabajo al barrio. Ellos arrastran a gente y se han hecho querer”, señala Marroig.

“Todo el mundo aprecia Gomila. La quieren porque ha tenido un peso cultural muy importante”, sentencia Marroig, que confiesa que es posible revivir las noches de fiesta de antaño en La Polka, un bar que en su época dorada fue escuela sentimental y pista de baile de una generación, una generación que sigue acudiendo al bar para disfrutar de su música. “Los clientes nos dan las gracias por haber reabierto y por mantener la línea musical. Nada de Despacito ni de hits efímeros. Suenan Rolling Stones, The Beatles… “Vienen los mismos clientes, con algunos años más. Los Sirex son unos habituales, pero también acuden hijos de los clientes de siempre”, cuenta.

Y es que el barrio suscita muchos recuerdos, unos recuerdos que también reviven los clientes extranjeros del Suomalainen, muchos de los cuales ya venían en la época dorada de Gomila. “Empezamos trabajando con finlandeses porque todos los hoteles de la zona se dedicaban al turismo escandinavo. Ahora arrancamos la temporada fuerte y muchos de los visitantes actuales ya venían de jóvenes”, explica Leal, que está expectante de cómo evolucionará el barrio. En sus calles hay debate y muchos rumores. “Un sueco ha comprado dos edificios y hará algo grande. Hay expectación pero los ilustres de Gomila lo tienen más que claro: “Hacen falta inversiones municipales pero nada de obras faraónicas”, coinciden. “Que no la toquen, simplemente basta que la cuiden. Que pongan en condiciones lo que tienen”, aconsejan.

Los clásicos de Gomila 0002 (640x480)
Los clientes de La Polka reviven el espíritu de Gomila

Muchas noches, La Polka revive la época dorada de la que fue la zona de ocio por excelencia de Palma. Y es que el bar se llena de gomileros de toda la vida que se dejan llevar por la buena música. A estos clientes de siempre, hay que sumar las nuevas generaciones que aunque sea por un momento disfrutan del espíritu de Gomila.

 

http://www.diariodemallorca.es/sociedad/2017/08/13/clasicos-gomila/1240043.html#