Payesas de El Terreno en 1934

0003el-terreno-catalina-ferrer-montaner-payesas-1934-A (640x480)

EL TERRENO – CATALINA FERRER MONTANER Y PRIMAS – PAYESAS – 1934
Foto cedids por Angel Domenech Ferrer.

Anuncios

Los políticos no han hecho nada para evitar la decadencia de Gomila´ – 04,02,2010

nitosEl propietario de uno de los locales con más solera de la zona relata historias de los 70.
————————————————————————————-
LOURDES DURÁN. PALMA. A lo lejos se escucha el eco de los niños del Collège Français, mientras Nitos calienta los hornos donde en breve empezarán a dar vueltas los ´pollos mejores del mundo´, según la cantante Bonnie Tyler, una asidua a este rincón de Gomila que no está catalogado ni es Bien de Interés Cultural. Sólo vida. “Una vez entró un cliente y dijo al ver a la cantante: Mira, si se parece a la Tyler. Pero si es ella, le dije. No me creyó y se fue pensando que estaba loco”.
En apenas 40 metros cuadrados, Juan Jiménez, Nitos para todos, se desenvuelve ayudado por su compañera Ana Kim Kam Tai y Simón, el hermano “del amor de mi vida”. Ella, una china de Hong Kong, regentaba el restaurante vecino: “Me empezó a mirar, yo la miré… Me he entregado con alma y corazón”, confiesa. Así, más de diecisiete años juntos.
Mucho antes de la llegada de Ana, Nitos abrió este puesto de ´pollos para llevar´, especialidad de la casa, aunque nació al antojo de los hambrientos de hamburguesas y, sobre todo, sedientos de cuba-libres…. Nitos levantó la barrera a rebufo de la inauguración de Barbarela, en 1969, una de las mejores discotecas de Palma. Así fue como su local se convirtió en parada y fonda de tantos y tantos famosos que actuaron en la disco, y de tantos y tantos viajeros y mallorquines que “iban a ligar extranjeras”, apunta Nitos.
“Siempre fui muy echado pa alante. Con catorce años me enviaron a Barcelona a estudiar peluquería. Estuve en la pensión Trafalgar, donde conocí al humorista Coll. Quise ponerme en contacto con él para invitarle a una copa, y se me ha muerto”, señala Nitos, bajando la vista, un gesto infrecuente en quien mira de frente.
Los rulos y los tintes no eran lo suyo. Regresó a Palma. Trabajó en Son Sunyer, con un fotógrafo que retrataba a los turistas. Nitos sabía varios idiomas, así es que negociaba con ellos. Decidieron arrendar el local de la avenida Joan Miró. Entre sus vecinos, además de la reciente Barbarela, los hoteles Villa Margarita y el Altair.
“Aquella Palma no tiene nada que ver con ésta. En los setenta sí que había turismo de calidad en Gomila. Venía un sueco, te pedía un cuba-libre (Nitos no dice nunca cubata) que costaba 18 pesetas y te daba un billete de cien. El resto, propina”, relata.
“¿Que qué ha pasado? Hay cosas que no puedo contar, pero esta decadencia es una suma de factores y uno muy importante es la falta de apoyo de los políticos, luego las cargas impositivas han hecho imposible seguir sosteniendo los negocios y, también, extraños intereses … bueno, prefiero no seguir”. Añade: “La plaza Gomila fue la plaza más cosmopolita de Europa, pero Barbarela la desplazó y todos empezaron a venir aquí. El cierre de Tito´s, el de la buena época, precipitó la caída de toda la zona”.
Nitos no bailaba ni en Barbarela, ni en las vecinas Crazy Daisy o Babaria, pero fue un privilegiado que se codeó con los artistas y entró en los camerinos, vedados a todos. “José Feliciano, bueno su mujer, que era un sargento de escuadra, no dejaba entrar a nadie más que a mí. Le llevaba dos cafés con leche antes de la actuación, y otros dos al acabar “.
Recuerda con especial cariño a Mari Trini, “era como su canciones, tímida”, y le ríe la mirada cuando recuerda aquel habitual de Sara Montiel ´¡pónme un güisqui, pero del bueno, eh!´; yo nunca he servido garrafa, por eso siguen viniendo aquí. Me puedo haber equivocado muchas veces, pero nunca he engañado a nadie”.
Desde la Casa Real a Eric Burdon, Lorenzo Santamaría, Dani Daniel, Dona Haytower y tantos otros han saboreado los pollos de Nitos. El secreto no está en la salsa, está en Juan Jiménez, Nitos. Así le conocen. Los niños del Collège han vuelto a clase.
http://www.diariodemallorca.es/palma/2010/02/04/politicos-han-hecho-evitar-decadencia-gomila/542644.html

Baleares, un viaje en el tiempo – Jovellanos 1744/1811

Jovellanos_ Francisco de Goya (640x480)

Retrato de Jovellanos_ Francisco de Goya.
Jovellanos fue detenido el 13 de marzo de 1801 y desterrado a la isla, primero a la cartuja de Valldemosa y luego a la prisión del castillo de Bellver. Cuando el motín de Aranjuez colocó en el trono a Fernando VII, Jovellanos fue liberado por orden de 22 de marzo de 1808.
———————————————————————————-
Publicado en el Diario de Mallorca
Domingo 19 de junio de 2011

El profesor Javier González Santos acaba de estudiar en profundidad el último diario del ilustrado, que estuvo confinado en Bellver entre 1802 y 1808 – Ha identificado a todos los personajes isleños con los que se relacionó y los lugares que visitó .

M. ELENA VALLÉS. PALMA La historia nunca puede darse por cerrada. Se actualiza, como los ordenadores. Y se reescribe. El profesor asturiano Javier González Santos ha ganado una página de la historia de Mallorca a partir del estudio del tercer y último volumen de los diarios de Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, 1744-1811), incluidos en el tomo VIII de las Obras completas (KRK Ediciones) del intelectual y político ilustrado, que estuvo confinado en el Castell de Bellver entre 1802 y 1808. En el resumen de resúmenes, González, discípulo del jovellanista José Miguel Caso, ha conseguido identificar a muchísimos de los personajes que visitaban asiduamente al intelectual en Bellver, así como localizar en el mapa de manera exacta los lugares que frecuentaba. Tal labor ha sido posible gracias a la colaboración del investigador y colaborador de este diario Jaume Llabrés, la historiadora Aina Pascual y el fotógrafo Donald G. Murray.

La primera idea que destierra González es que el Castell fuera un lugar de sufrimiento para el ilustrado (“los primeros meses fueron un poco duros por la incomunicación”, asegura). Fue más bien lo contrario: “Bellver fue una atracción para la aristocracia mallorquina”. La familia Sureda, los Vivot, Tomás de Verí, la familia del marqués de la Romana (sobre todo la marquesa), el marqués de Palmer… La “flor y nata” de la época iba a verle noche y día al fortín de Ciutat. Fiestas, meriendas, tertulias. ¿De qué hablaban? “No lo sabemos porque en el diario nunca se especifican los temas de conversación. Pero seguro que hablaban de política y literatura. Por otra parte, todas estas personas eran liberales, formaban parte de la aristocracia progresista de la isla, tenían inquietudes artísticas y sociales y estaban vinculados a la Sociedad Económica de Amigos del País”, apunta Llabrés. Pese a tener en su “apartamento” de Bellver –”nunca fue una mazmorra”– un grabado del cardenal Despuig, éste nunca fue a visitarle a la fortaleza. Las razones más probables: su amistad con Godoy, primer ministro y persona de confianza de Carlos IV, quien ordenó la detención de Jovellanos. Cuestión de intrigas palatinas. Otros nombres que aparecen en el diario –escrito por el secretario de Jovellanos a tenor de los dictados de su jefe–, telegráfico y con topónimos mal escritos, son: el capitán general Ramón Despuig y Zaforteza o Cecilia Borrás y Feliu. Todos estos personajes que desfilaron por Bellver, continúa Llabrés, también estaban ligados al Consolat de la Mar, un gran foco de la ilustración mallorquina.

El fortín, cree el investigador mallorquín, pudo llegar a empeorar el estado de salud de Jovellanos, quien padecía reuma, cataratas “y terminó tísico”. “La humedad y el frío del invierno provocó que muchos días ni se levantara de la cama”, relata el investigador. Por esa razón, cuando llegaba el buen tiempo se iba a dar baños de mar a Cala Fornaris (antes los tomó en Son Calderet), una ensenada pegada a Marivent, y donde tenía alquilada una casita. El ilustrado paseaba por el Terreno, subía por Génova y bajaba por donde está ahora la Fundació Pilar i Joan Miró. Cuenta González en una nota que el asturiano llegó a interesarse por Son Boter, possessió que pensaba arrendar “para la próxima temporada”. La misma que, siglo y medio más tarde, Joan Miró convertiría en taller de creación pictórica.

Las anotaciones del profesor González, también investigador titular de Instituto Feijoo de Estudios del siglo XVIII, y de María Teresa Caso, doctora en Filología por la Universidad de Oviedo, más extensas que el propio dietario, también refieren todos aquellos lugares que frecuentó y visitó el político. Antes de recalar en Bellver, estuvo con los monjes en la Cartoixa, “que le trataron muy bien y con quienes mantuvo amistad después, porque cuando fue liberado estuvo en la posada que éstos poseían en la calle Portella de Palma recibiendo a mucha gente”, explica Llabrés.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/baleares-viaje-tiempo-jovellanos-los-franceses-cabrera/1947608/

Tras los pasos de la colección del cardenal Antoni Despuig – 17,07,2011

CARDENAL DESPUIGLa Glyptotek de Copenhague guarda muchas de las obras de arte que el religioso mallorquín reunió en Raixa entre los siglos XVIII y XIX.BUSTO DEL CARDENAL DESPUIG IGLESIA STA MAGDALENA
VANESSA SÁNCHEZ. PALMA 14,30 horas del 11 de julio de 1900. Todo está listo en la sala 6 del hotel Drouot de París. Se anuncia la subasta de antiguas pinturas de los siglos XV al XVIII y de mármoles de la época romana. En total, 54 lienzos y 16 esculturas antiguas. Ocupando algunos de los asientos de las primeras filas, el comisario Paul Chevallier, los señores Féral -padre e hijos-, y el señor Feuardent. A la almoneda también acude Carl Jacobsen, el fundador de las cervezas Carlsberg, y otros coleccionistas. Minutos después, 13,88 millones de euros de ingresos -41.265 francos franceses de la época- que supusieron el final de la colección Despuig como tal. Adiós a los años esplendorosos de Raixa.
La historia es verídica y aún duele a los amantes del arte y defensores del patrimonio cultural de la isla. Aún no se entiende cómo las instituciones baleares permitieron que de Mallorca partieran hacía París y otros lugares de Europa una de las colecciones de arte más importantes que se albergaban en la finca de Raixa. “Fue algo vergonzoso, indigno”, explica Pere Morey, escritor y presidente de la Associació Amics del Museu de Mallorca. Él, junto a otros miembros de la entidad, viajarán la semana que viene hasta Copenhague para visitar la Glyptotek, el museo que alberga la gran mayoría de las piezas que pertenecieron a Antoni Despuig Dameto (Palma, 1795), el noveno hijo de los condes de Montenegro y de Montoro.
Fue uno de los herederos del religioso mallorquín quién decidió sacar a la venta buena parte del patrimonio que albergaba la possessió mallorquina. Ramon Despuig Fortuny, el último conde propietario de la finca, necesitaba dinero para agasajar a su amante parisina. Era finales del siglo XIX. “Tenía una querida muy caprichosa y cuando se le acabó el efectivo empezó a malvender los fondos de Raixa. Primero salían las piezas de una en una pero después la venta se organizó en bloque”, cuenta Morey. Y así fue cómo se dilapidó el trabajo de coleccionismo y de adquisición de escultura que durante años hizo Despuig.
Solo la Societat Arqueològica Lul·liana dio la voz de alarma. Hace suya Morey una de las frases que escribió Estanislau de K. Aguiló en abril de 1898 para explicar lo que estaba ocurriendo dentro -y fuera- de la possessió. “Lo que se´n duyt, y probablement deu esser lo mes escullit i de major merit, perdut está per á sempre”. La suerte quiso que Carl Jacobsen, el máximo comprador de la colección, decidiese donar parte de las pinturas y de los bustos a su museo en la capital danesa. Y por eso hoy es posible aún admirar el conjunto artístico que un día iluminaron las salas de la finca mallorquina.
Los miembros de Amics del Museu de Mallorca recorrerán la Glyptotek el próximo fin de semana de la mano de una de las comisarias del centro que les mostrará, entre otros, el relieve de Egipto, una cabeza de bronce arcaica y otras tantas antigüedades romanas que formaron parte de esta “magnífica” colección. “Al menos sabemos que están bien conservadas pero es una lástima que no estén aquí, donde deberían. Si pudiésemos, las traeríamos con nosotros de vuelta”.
http://www.diariodemallorca.es/sociedad-cultura/2011/04/17/pasos-coleccion-cardenal-antoni-despuig/662427.html

La colección artística del cardenal Antoni Despuig – 30,08,2009

BUSTO DEL CARDENAL DESPUIG IGLESIA STA MAGDALENABARTOMEU BESTARD Cuando uno visita el Museu de la Ciutat, ubicado en las dependencias del castillo de Bellver, tiene la oportunidad de contemplar una parte importante de lo que un día fue la colección escultórica del cardenal Despuig, uno de los personajes más representativos de la ilustración mallorquina.

Antoni Despuig Dameto, nació en Palma en 1745. Era el noveno hijo de los condes de Montenegro y de Montoro, título vinculado a los Despuig desde hacía un siglo debido al matrimonio (1643) entre Ramon Despuig Rocaberti y Melchora Martínez de Marcilla y Ram de Montoro. El joven aristócrata estudió en el colegio de San Martín de Palma, que pertenecía a la Compañía de Jesús. Posteriormente ingresó en la Universidad de Mallorca, dónde se doctoró en ambos derechos (1774). A pesar de manifestar desde joven su vocación a la vida castrense, su padre se negó a que iniciase la carrera militar. La muerte de su tío, el obispo Llorenç Despuig, precipitó la decisión paterna de que Antoni encaminase su futuro hacia la vida eclesiástica. En 1774 era ordenado sacerdote. En los años posteriores su actividad se centró en Palma. Fue canónigo de la Catedral de Mallorca, fue cruzado caballero de la Orden de Malta y nombrado vicario apostólico de la orden militar en Mallorca. Fue miembro fundador de la Sociedad Económica Mallorquina de Amigos del País (1778), rector de la Universidad Luliana y miembro de la Real Academia de San Fernando (1782). También fue el mecenas del sacerdote y geógrafo Julià Ballester que junto al grabador Josep Muntaner realizaron un Mapa de Mallorca (1784). Su salto definitivo a Roma estuvo motivado por su nombramiento como auditor de la Rota para la Corona de Aragón (1785).

Imbuido por el ambiente romano, Despuig decidió crear un gabinete de arte y arqueología. Enseguida pensó que Raixa sería el lugar idóneo para establecer su colección. De hecho, Raixa, según los deseos de Antoni y su hermano Joan —conde de Montenegro y propietario de la finca—, iba a convertirse en el paraíso particular de ambos. Esta idea aparece en una carta de 1773 en que el cardenal aseguraba a su hermano que en un futuro disfrutarían de “las delicias de Raixa, en donde prometía acompañarle para llevar una vida que envidiaría cualquier hombre de juicio…” Para ir adquiriendo piezas de su colección se sirvió de tres recursos: la excavación, la compra a anticuarios y la reproducción de piezas históricas. Las excavaciones se centraron principalmente en la finca de Ariccia, cerca de Roma. Las campañas arqueológicas se efectuaron entre los años 1787 y 1796, encontrándose una importante cantidad de piezas escultóricas y epigráficas. También compró a anticuarios y siguiendo la moda de la época encargó copias de estatuas pertenecientes a otras colecciones —por ejemplo algunas obras de la colección Borghese de Roma, que actualmente se encuentran en el museo del Louvre de París—. Tal como había planeado, su colección fue trasladada a Raixa, donde los escultores Pascual Cortés y Lluís Melis se encargaron de la restauración de materiales. También se trasladaron allí el tracista Giovanni Tribelli, Francesco y Giovanni Lazzarini y Eusebio Ibarreche. Todos ellos contribuyeron a trasformar Raixa y crear el museo. El cardenal murió repentinamente en 1813, en la ciudad de Lucca no pudiendo cumplir su sueño de acabar sus días en la querida finca de Bunyola. El museo se mantuvo hasta finales del siglo XIX, momento en el cual Ramon Despuig Fortuny, último conde propietario de la finca, empiezó a vender las piezas más importantes de la colección. El escultor Llorenç Rosselló fue el encargado de encontrar comprador de las piezas, algunas de las cuales fueron adquiridas por el museo de Copenhague. En 1910, Ramon Despuig vendió la finca al rico indiano Antoni Jaume Nadal, muebles y colección incluidos. Pronto surgieron rumores de que la familia Jaume tenía tentadoras ofertas provenientes del Continente para comprar la colección. La Sociedad Arqueológica Luliana enseguida organizó una campaña de urgencia para que la colección se comprara por alguna institución pública, pero no hubo respuesta. Ante tal situación el arquitecto Guillem Reynés y Josep Ramis de Ayreflor Sureda, en un acto de generosidad compraron la colección (60.000 pts) para evitar que saliese de Isla (1918). La compra era de carácter provisional, a la espera de que una institución pública o una suscripción popular se hiciesen cargo de la colección. La solución definitiva no llegó hasta 1923, momento en que el Ayuntamiento de Palma —el alcalde en aquellos momentos era el arquitecto Guillem Forteza— compró la colección Despuig. Se decidió que la colección se trasladaría al castillo de Bellver. En 1931, gracias a las gestiones del diputado en Cortes, Alexandre Jaume, el gobierno de la II República acordó ceder el bosque y el Castillo al Ayuntamiento de Palma. En 1932, la Comissió Municipal de Cultura, integrada por Emili Darder, Andreu Crespí, Lluís Ferbal y Francesc de Sales Aguiló, fue la encargada de crear el museo municipal. Éste fue inaugurado el mes de junio de 1936 y, aunque Bellver se convirtió en prisión política durante la Guerra Civil, la colección Despuig ha permanecido ininterrumpidamente allí hasta nuestros días.

http://elterrenopalma.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=1827&action=edit&message=1

El cardenal Antoni Despuig, figura clave de la Ilustración en Mallorca (I) – 10,02,2013

CARDENAL DESPUIGBartomeu Bestard Este año se cumplen doscientos años de la muerte de uno de los representantes más destacados de la Ilustración en la isla: el cardenal Antoni Despuig y Dameto. Quieren los antiguos genealogistas de la casa Despuig remontarse al lejano Languedoc del siglo XII para encontrar el origen de este noble linaje. Éstos también los sitúan años más tarde en la conquista de Tortosa, y posteriormente, en el libro del Repartiment de Mallorca, promulgado por Jaime I. Según autores como J.M. Bover o J. Ramis de Ayreflor, los Despuig obtuvieron tierras en las comarcas septentrionales de la Isla. En Pollença y Artà. En el siglo XIV se trasladaron a la capital del Reino.

Por otro lado, la documentación nos indica que ya en el siglo XV, esta familia aparece emparentada con las principales de la isla: Santacília, Santmartí, Fuster, Pax… De todas formas, dos fueron los matrimonios, en dos generaciones consecutivas, que reforzaron e impulsaron enormemente a los Despuig. El primero de ellos les entroncó con una de las familias de más abolengo de la nobleza catalana: los Rocaberti. Ello sucedió en 1630 al casarse Ramon Despuig y Santmartí con Ana de Rocaberti y Pax. A su vez, su hijo Ramon se casó con Melchora Martínez de Marcilla y Ram de Montoro, hija de los condes de Montoro, a la sazón virreyes de Mallorca. Con este matrimonio, los Despuig accedían al importante patrimonio que esta ilustre familia poseía en el reino de Aragón. Por sus servicios a la Corona, Ramon Despuig y Rocaberti fue recompensado con el título de conde de Montenegro, al que se añadió, a su Casa, el de su esposa, condesa de Montoro. Este matrimonio tuvo varios hijos, de los cuales destacamos a Juan, heredero de la Casa Despuig „y abuelo paterno del futuro cardenal Antoni Despuig„, y Ramon, que llegó a ser gran maestre de la orden de Malta, tal como reza una espléndida lápida que blasona la fachada de Can Montenegro. Durante la Guerra de Sucesión, los Despuig fueron destacados miembros del bando botifler, es decir, partidarios del rey Felipe V.
Pues bien, el cardenal Despuig nació el 30 de marzo de 1745, en la casa solariega de los condes de Montenegro, en la calle del mismo nombre. Todavía hoy, a pesar de haber perdido su esplendor hace ya mucho tiempo, Can Montenegro es la casa con más buena planta de toda la calle. Antoni fue hijo de los condes de Montenegro y de Montoro, Juan Despuig Cotoner y Maria Dameto Sureda de Sant Martí. Fue bautizado en la capilla de la Inmaculada de la Seu, una de las más bellas de la Catedral, de la cual los Despuig eran los patronos.

Desde su niñez se instruyó con los jesuitas. Primero en el colegio de Sant Martí y luego en el de Monti-sion. Más tarde ingresó en la Universidad Literaria de Mallorca, doctorándose en ambos derechos. Parece ser que desde su juventud, Despuig mostró una clara vocación militar, pero su padre prefirió orientar su futuro hacia el mundo clerical. En 1760 recibió la tonsura en la capilla del predio familiar de Raixa, de manos de su tío Llorenç Despuig y Cotoner, a la sazón obispo de Mallorca. Según Jaime Salvà, en 1774, el joven Antoni fue elegido canónigo de la Santa Iglesia de Mallorca, en la vacante de Joan Ferrer de Santjordi. La familia Despuig dio muchos hijos a la antigua orden militar de San Juan del Hospital, más conocida como orden de Malta, llegando uno de ellos incluso a ser nombrado Gran Maestre, como ya se ha dicho. Por tanto, no es de extrañar que Antoni Despuig pidiese el ingreso en dicha orden. Su solicitud fue atendida en 1777, por el propio gran maestre, frey Rohan que le vino a decir que había ingresado en la Orden por aquello de ´por ser vos quien sois´: “Condesciendo a la gracia que V. S. me pide (el ingreso en la Orden) en su carta de veinte y seis de septiembre, no obstante haberme negado a concesiones de igual naturaleza”. Años más tarde, ya como cardenal, conseguiría la categoría de Gran Cruz de la ínclita orden militar.

En 1778 se fundó la Sociedad Económica Mallorquina de Amigos del País, en la que Despuig sería uno de sus miembros más destacados. Promovió especialmente la escuela de dibujo de la que se convirtió en su principal mecenas.

Ahora bien, a pesar de que su prestigio iría aumentando día a día en la ciudad y reino de Mallorca, pronto se vería que sus anhelos y ambiciones sobrepasaban la frontera de la isla. Tras la muerte de su madre en 1780, Despuig empezó a hacer gestiones para trasladarse a Madrid. Según Salvà, en 1781 realizó dos viajes a la capital, pasando antes por los dominios familiares de Aragón. Por lo que se ve, no le costó mucho adaptarse a la vida de la Villa. Prueba de ello es el nombramiento que obtuvo como miembro de la Real Academia de San Fernando, o su pronta amistad y confianza con el conde de Floridablanca, ministro de gran influencia en el Estado. Seguía con gran interés la vida política de la Corte tal como se puede comprobar en una de sus cartas, en donde se refería a la cuestión de Gibraltar: “Por aquí no hay particular novedad, sólo que se van todas las tropas al Campo, y se dice que Barceló viene; otros dicen que no, pero todos concuerdan que si va el Duque de Crillón irá Barceló. Dios lo quiera”.

En 1783 viajó por primera vez a Italia, con el fin de conocer Roma, ir a Nápoles “por asuntos de familia”, continuar hacia Sicilia para desde allí llegar a Malta. Fue durante ese viaje, en su paso por Calabria, que sufrió en sus propias carnes un fuerte terremoto y sus desastrosas consecuencias. Él mismo dejó por escrito aquella terrible experiencia: “Hallábame en Tropea, ciudad de las principales de esta provincia, el día 5 del corriente cuando sucedió a los tres cuartos después del mediodía uno de los mayores y más violentos terremotos que quizás se habrán sentido en muchos siglos (€) Parecíanos a todos que se iba a abrir la tierra, y entre los temores de la muerte y las diligencias que cada uno procuraba hacer por su salvación, pasó aquel triste medio cuarto de hora que desoló toda esa hermosa provincia. Pasado este primer insulto abandonaron la ciudad y poblaciones los habitantes (€) toda aquella noche estuvo temblando la tierra (€) Todas estas montañas están abiertas y con dificultad se puede pasar sin riesgo. Yo me vuelvo a Nápoles, desde donde tomaré el camino más breve para retirarme a mi casa…” En los días posteriores siguieron los temblores por todo el país. Afirmó el cronista Josep Barberí, que trató personalmente a Antoni Despuig, que éste, tras la experiencia del terremoto de Calabria, “contrajo un achaque que le duró toda la vida”.

Con más fama que con la que se fue arribó Despuig a Mallorca. Empezaba un período de tranquilidad y reconocimiento por los suyos. Fue nombrado rector de la Universidad Literaria de Mallorca y se involucró de lleno en las tareas de la Sociedad Económica de amigos del País. Fue en ese momento que impulsó la realización de un plano de Mallorca que pasaría a la historia de la cartografía.
(continuará)
http://www.diariodemallorca.es/palma/2013/02/10/cardenal-antoni-despuig-figura-clave-ilustracion-mallorca-i/825634.html

The Four Winds and Dito

0001-A (640x480)

0002-A (640x480)

KINKS-A (640x480)

La musica pop de los 60 no era ajena al barrio. The Four Winds and Dito, fueron un referente en toda Mallorca. Sus ensayos en el caseron de Los Pinos (comparables al básico estereotipo de The Shadows) fueron todo un mito. Cubeles, Massanet, Baiget y los Vidal crearon escuela en aquellos años, aunque no pasaban de músicos aficionados, de Wikipedia.
http://www.rtve.es/alacarta/videos/baleares-un-viaje-en-el-tiempo/baleares-viaje-tiempo-rock-baleares/1996968/
———————————————————————
http://www.youtube.com/watch?v=HgfnQWEORok
———————————————————————
http://www.youtube.com/watch?v=ZcmCXVZUsL8

Cuatro detenidos por una tentativa de homicidio en la plaza Gomila – 17,05,2010

CUATRO DETENIDOS POR UNA TENTATIVA DE HOMICIDIO EN LA PLAZA GOMILA – 17,05,2010-A (640x480)

EFE. PALMA.
La Policía Nacional ha detenido a cuatro individuos, dos de ellos menores de edad, acusados de tentativa de homicidio al acuchillar presuntamente a otros dos jóvenes en una pelea que tuvo lugar a las puertas de un local nocturno ubicado en la plaza Gomila de Palma.

Los hechos, que hoy han sido relatados en rueda de prensa por fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Balears, se remontan al pasado 13 de abril, cuando de madrugada dos personas que aparentemente se conocían entre sí y tenían algunas rencillas se enzarzaron en una pelea.

Al ver que estos dos se estaban pegando, los amigos de cada uno de ellos se acercaron en ayuda de su compañero, lo que provocó que la pelea cobrase mayor dimensión, con una veintena de personas implicadas, según las declaraciones de varios testigos recogidas por la Policía.

En medio de la trifulca, los testigos vieron como dos de los que se estaban peleando -los dos mayores de edad detenidos: I.O.A, de 21 años y L.Z.Z., de 32 años, ambos de nacionalidad ecuatoriana- sacaron sendas navajas y continuaron peleándose.

El grupo de la pelea se deshizo, pero, algunos de los participantes bajaron al Paseo Marítimo, donde presuntamente se produjo el intento de homicidio: los dos detenidos mayores de edad acuchillaron por la espalda a otros dos chicos, uno de los cuales recibió hasta cuatro cuchilladas.

Las heridas eran todas de gravedad y los agredidos fueron trasladados inmediatamente a un centro hospitalario, donde uno de ellos tuvo que permanecer ingresado varios días.

Fue en el hospital donde fueron detenidos los presuntos autores de las cuchilladas, los dos mayores de edad y un menor -nacido en 1992 en Colombia y que participó en la pelea-, que estaban en el centro sanitario para recibir atención por una brecha en la cabeza que, al parecer, les habrían causado con una botella.

El cuarto acusado, otro menor de 17 años y nacionalidad peruana, fue detenido el pasado jueves, después de que las investigaciones sobre el caso continuasen y los agentes constataran que todos los implicados en la pelea eran conocidos y habituales del parque Kristian Krekovic de Palma.
http://www.diariodemallorca.es/sucesos/2010/05/17/cuatro-detenidos-tentativa-homicidio-plaza-gomila/571078.html

LA PAGINA DE L@S AMIG@S DE "EL TERRENO", DEJA TU RECUERDO AL FUTURO

A %d blogueros les gusta esto: