Todas las entradas por elterreno

EMAYA chapuza 2018

CALLE ROBERT GRAVES ALTURA DEL NÚM. 98

Esta empresa es una chapuza.

Después de las obras de canalización del agua potable en el tramo comprendido entre el torrente del Mal Pas y Polvorín, sale a relucir la mala compactación del terreno que ha hecho la empresa constructora.

El hundimiento de la calzada ya es visible, y más que peligroso para transeúntes y vehículos. OJO!!!!

 

Anuncios

hace un mes… 8-9-2018

Ya lo predijo un feligrés muy arraigado en el histórico barrio de El Terreno hace años en la sección “cartas al director”  con el título “El ocaso de una parroquia”

Pues ya ha llegado. Con la partida del último vicario de la misma, se terminan las misas entre semana. Ahora la feligresía se pregunta si para según qué funciones y grandes solemnidades se tendrán que desplazar a la vecina de Son Armadans donde esta medio aposentado el rector.

El pasado 8 de septiembre festividad de la titular de la parroquia fue una verdadera comedia lo que allí se representó. Las campanas dejaron de sonar y también su apreciado órgano. Los más longevos del lugar dicen que nunca lo vieron mudo el día de tan magna solemnidad desde que está instalado en la iglesia desde los años 1930. Para sorpresa de la muchedumbre, que solo murmuraba, era la del meritorio coro de la Casa Aragonesa que a base de jotas amenizó la celebración. Y se preguntaran ¿Qué pintaba allí esta agrupación musical? Pues ni nosotros lo sabemos, ya que no era el día del Pilar. Para llantos de muchos, ni Salve Regina, ni himno a la Virgen de la Salud.

Para más inri al finalizar la ceremonia “religiosa” el rector de turno con un cinismo de vergüenza pide la colaboración de la feligresía entre lamentos por no poder atender las otras dos parroquias que le han tocado por sorteo, El Terreno y Porto Pi, y esto que son tres sacerdotes en nómina para tres parroquias, (él reside en Son Armadans) estas dos últimas no le interesan pues no hace “cash” porque hoy en día señores, se mueven por esto, por el dinero, en vez de tratar de solucionar la problemática falta de feligreses y mirar de acercarlos otra vez a la parroquia.

Nos preguntamos: ¿cómo puede tener esta arrogancia de pedir colaboración?, cuando desde un primer momento echo literalmente al consejo parroquial, que son los estrechos colaboradores del párroco. Con toda razón el consejo parroquial de Sta. Teresita no lo querían como párroco, visto lo visto, a usted lo podemos tachar de victimista, asentado en Son Armadans como una “lloca” (gallina  clueca).

Nos preguntamos: ¿no está escarmentado con todo el revuelo vivido en la parroquia de Sant Jaume?

P.R.E.T.

Las otras “ideas” para el puerto que han merecido premio – 2018

lourdes duran palma 04.10.2018 | 20:23

En el concurso de ideas para la remodelación urbanística del contramuelle-mollet del puerto de Palma, que ganaron los arquitectos Pere Rabassa y Toni Forteza, tal como adelantó este diario, hubo otros tres proyectos distinguidos con un segundo premio, compartido, y un tercero.

A Port Obert fue la propuesta del arquitecto Josep Wennberg y del ingeniero Javier Bespín, del que el jurado destacó “la compacidad del edificio, la liberación de espacios y un estilo recordatorio del edificio de Atarazanas”.

Segundo premio para el proyecto ´A Port obert´, del arquitecto Josep Wennberg y el ingeniero Javier Bespín.

De La mar es mi tierra, de los arquitectos Juan Palencia y Marta Colom, se ponderó la previsión de un aparcamiento subterráneo “al incorporar un elemento con efecto llamada como es el museo”.

El proyecto ´La mar es mi tierra´ comparte ´ex aequo´ el segundo premio. Es de los arquitectos Juan Palencia y Marta Colom.

Por último, La Mirandilla quedó seleccionado en tercer lugar. David Tapias, arquitecto, y Oscar García, ingeniero, han concebido una idea “con rigor constructivo, que da una imagen única coherente para todas las edificaciones”.

Tercer premio, ´La Mirandilla´, proyecto del arquitecto David Tapias y del ingeniero Oscar García

El concurso de ideas no se traduce en que se aplique al cien por cien el proyecto ganador. Al ‘nuevo’ puerto le queda aún un largo recorrido.

http://www.diariodemallorca.es

El Terreno, l’oblidat Montmartre palmesà

A principis del segle XX, el barri palmesà es convertí en un paradís cosmopolita que acollí artistes i escriptors de primer nivell mundial

ANTONI JANER TORRENS Palma 29/09/2018

Avui el Terreno, a la falda del castell de Bellver i amb vistes a la badia de Palma, agonitza davant la més absoluta indiferència ciutadana. Pocs recorden que fou un antic barri bohemi, el nostre particular Montmartre, en les paraules de l’escriptor Carlos Garrido. Pels seus estrets carrers i les seves empinades costes hi transitaren artistes i escriptors de procedències diverses. El cronista d’aquells feliços anys en què Palma, com París, també era una festa, va ser Lluís Fàbregas, autor d’ Estampas del Terreno (1974).

El Terreno agafa el nom d’una antiga finca del segle XVIII del cardenal Despuig. Havia d’allotjar el museu amb les obres d’art que el conegut mecenes mallorquí havia adquirit a Itàlia i Grècia i que finalment quedaren a la possessió de Raixa. Al cap d’un temps, la finca va passar a mans de la família Rubert, que la començà a parcel·lar.

Cristóbal Vilella és considerat el primer habitant del que esdevindria el nervi cultural de Mallorca. Nascut a Ciutat el 1742, a 18 anys marxà a Madrid per formar-se com a pintor. S’especialitzà en taxidèrmia. El 1777 decidí tornar a la seva illa natal. A Palma, molta gent es queixà de les males olors que provocaven els seus treballs de dissecació d’animals. Així, per mediació del príncep Carles, futur Carles IV, aconseguí una caseta prop de la mar per continuar amb els seus experiments. Des d’aquest racó, Vilella es convertí en el creador del primer tractat sobre la fauna balear.

Al finals del segle XIX, un altre hoste cèlebre del Terreno va ser l’indià Pau Gomila, arribat de les Antilles. Amb la seva família s’instal·là en una esplanada coneguda com el Fogó dels Jueus. Era el lloc on el 6 de maig del 1691, davant 30.000 persones, la Inquisició feu executar 37 xuetes, alguns cremats vius, per un acte de fe. Gomila cediria la part davantera del solar a l’Ajuntament de Palma perquè servís de parc infantil. Fou així com es creà la plaça de Gomila, que des d’aquest setembre ja té un memorial xueta. Així, ben aviat, el Terreno passà a ser una tranquil·la zona d’estiueig, molt cobejada, amb la seva característica arquitectura d’aire colonial i modernista. L’arxiduc Lluís Salvador ja n’elogià els encants.

Refugi de pintors

A principis del segle XX, al voltant de la plaça de Gomila hi visqué l’escriptor i pintor català Santiago Rusiñol, un dels grans impulsors del Modernisme. Ho feu acompanyat de la seva dona i la seva filla. S’havia enamorat de Mallorca després de contemplar un quadre del pintor pollencí Llorenç Cerdà a l’Exposició Universal de Barcelona el 1888. La seva casa allotjaria el també pintor català Joaquim Mir. El 1903 ambdós s’encarregaren de la decoració interior del Gran Hotel, el primer hotel de luxe de Mallorca. El 1912 Rusiñol mostrà l’admiració per la seva terra d’acollida a L’illa de la Calma.

Un altre representant del Modernisme català que es refugià al Terreno fou Eliseu Meifrèn. El seguiren artistes internacionals com el romanès Macedonski, que arribà amb la seva dona i la seva filla, també pintores; o els nord-americans Ritch Miller i William E. Cook. Tots ells compartiren vocació amb pintors locals com Pere Quetglas Ferrer Xam, membre fundador del Rotary Club de Palma, o Gaspar Terrassa, soci fundador de l’Associació de Pintors de Mallorca i conegut al barri per la seva pulcritud i elegància.

De Terrassa es deia que, quan plovia, per tal de no embrutar-se, feia un caminet de diaris fins a la Societat Instructiva Bellver, la casa del poble del Terreno on s’ajuntaven tots els estaments socials de Palma. Varen ser molt famoses les seves animades tertúlies, que competien amb les del bar “des Capellà sec”. Aquell ambient intel·lectual es començà a deslluir el 1919 amb la inauguració de l’Hotel Reina Victoria i el 1923 amb la de l’Hotel Mediterráneo. Anys més tard, el Terreno ja quedaria unit a Palma pel desenvolupament del barri de SonArmadans. El seu preuat aïllament s’acabaria definitivament amb l’arribada del tramvia.

Cenacle literari

El 1907 El Terreno va ser el lloc escollit pel poeta nicaragüenc Rubén Darío per recuperar-se de la seva addicció a l’alcohol. De veí, el “príncep del Modernisme poètic” tingué un bon amic seu, Gabriel Alomar i Villalonga, intel·lectual i polític illenc, ambaixador de la República a el Caire i també creador de la teoria política del Futurisme. Després d’una etapa de molts viatges, el 1913 Darío s’instal·laria de bell nou a Mallorca. Aquesta vegada, però, afectat per una crisi mística, s’allotjà a la cartoixa de Valldemossa. En esclatar la Primera Guerra Mundial, tornà al seu país, on va morir el 1916. Deixà inacabada la novel·la La isla de oro, tot un homenatge a la Mallorca preturística.

El 1934 un altre hoste insigne del Terreno va ser l’escriptor francès Georges Bernanos. Havia arribat a Mallorca amb la seva família a la recerca d’una vida més econòmica. Catòlic, monàrquic i dretà militant, en un principi veié amb bons ulls l’ Alzamiento del 1936. De seguida, però, davant els excessos dels falangistes, se’n desentengué. L’horror que presencià el plasmà al llibre Els grans cementeris sota la lluna, publicat a París el 1938 enmig de fortes crítiques des d’Espanya. La filòsofa Hannah Arendt el va definir com “el més important pamflet contra el feixisme”.

L’autor francès parla d’una política orquestrada de “depuració” que responia a “venjances personals” i que provocà tot moment amb la indiferència del bisbe de Mallorca d’aleshores, Josep Miralles. Curiosament, a l’hotel Mediterráneo del Terreno fou on instal·là el seu quarter general el conde Rossi, el sanguinari líder feixista italià enviat per Mussolini a Mallorca per atacar el desembarcament de les tropes republicanes del capità Bayo. Foren sonades les orgies que muntà en aquest hotel. No gaire enfora, a l’hotel Victoria, s’hi allotjaren els pilots de la legió Cóndor de l’Alemanya nazi que prestà ajuda a Franco.

Qui aconseguí escapar de la dura repressió del conde Rossi va ser el dramaturg algaidí Pere Capellà, àlies Mingo Revulgo, un dels millors autors de teatre de Mallorca. En esclatar la guerra, marxà a Catalunya, on ingressà a l’Escola Popular de Guerra. Després de complir tres anys de presó, tornà a la seva illa natal i el 1951 es traslladà a viure al Terreno.

Projecció internacional

El 1957, la projecció internacional del barri palmesà es consolidà amb la presència del literat nord-americà Anthony Kerrigan i la seva dona Elaine. Ell era considerat un dels millors traductors d’autors del castellà a l’anglès. Traduí Ortega y Gasset, Neruda, Borges i Unamuno. Ella també va ser traductora d’escriptors com Julio Cortázar o Ana María Matutes. El matrimoni habità al carrer del Dos de Maig, la mateixa casa on el 1916 visqueren la milionària nord-americana Gertrud Stein, impulsora del Cubisme a l’escriptura, i la seva companya Alice B. Toklas. Stein, gran col·lecionista d’art i pionera de la literatura LGTB, fou qui el 1929 animà el britànic Robert Graves a instal·lar-se a Deià. “Si pots suportar-ho, Mallorca és el paradís”, li digué.

Qui també seguí les passes d’Anthony Kerrigan va ser el seu amic Camilo José Cela, que vivia a l’illa des del 1954. El 1957 el futur premi Nobel de Literatura canvià el barri de Son Armadans per El Terreno. Fins al 1964 visqué amb la seva dona Charo i el seu fill Camilo al número 47 del carrer de Josep Villalonga. Des d’allà continuà coordinant Los papeles de Son Armadans, la gran publicació espanyola moderna de literatura. S’edità durant 24 anys i comptà amb la col·laboració d’intel·lectuals de l’època, tant residents a la Península com exiliats. Tothom es podia expressar en cadascuna de les llengües de l’Estat o, fins i tot, en anglès.

Abans que es tornàs a mudar al barri de la Bonanova, l’escriptor gallec acollí a la seva casa del Terreno molts personatges del moment: Joan Miró, veí de Cala Major des del 1956, o Tristán Tzara, el poeta romanès considerat el fundador del moviment dadaista. Cela, assabentat de la seva presència a Catalunya, va voler que el visitàs a Palma. Al número 50 d’aquell mateix carrer hi va viure l’escultura mallorquina Remigia Caubet, autora, entre altres obres, de la Nuredduna de la platja de Can Pere Antoni. I a uns quants metres tingué Josep Costa Picarol, caricaturista propietari de la galeria d’art Costa, centre de reunió d’intel·lectuals i artistes durant molt de temps. Fou conegut sobretot per ser el promotor turístic que impulsà la urbanització de Cala d’Or, on s’allotjaren nombroses celebritats.

Al carrer del Dos de Maig també hi visqueren el pintor i crític d’art granadí Luis Derqui i Joan Maria Thomàs, músic palmesà de reconegut prestigi. El 1947, Thomàs va escriure un llibre sobre el seu amic compositor Manuel de Falla, que visqué no gaire enfora d’ell, al barri de Gènova, refugi d’altres personalitats com l’actor George Sanders, premi Oscar del 1950 per la seva interpretació a Tot sobre Eva.

La decadència

El 1949, el Terreno es començà a despersonalitzar amb la construcció del passeig Marítim, que transformà radicalment el paisatge de la costa. Després, amb el boom turístic dels anys seixanta, imponents hotels taparen la vista al mar i les antigues cases d’estiueig es fragmentaren en multitud d’apartaments. A poc a poc els tranquils carrers s’ompliren de bars i de discos ‘after’ de beguda sense fi.

El 1990 els barons Thyssen compraren Ca l’Indiano, una de les construccions, d’estil italià, més emblemàtiques de l’antic paradís cosmopolita. Alguns veïns pensaren que seria l’inici de la recuperació de la zona, que, tanmateix, no aturà de degradar-se. Avui tan sols unes poques plaques ens recorden els il·lustres hostes del nostre Montmatre palmesà.

I la setmana que ve: ‘Cala Rajada, l’Arcàdia feliç alemanya’

Les sonades nits de la plaça Gomila

“A l’altre cap de la ciutat, als afores, pel Terreno, per Gènova, es belluga un món colonial, compost de pintors, turistes i senyores que fumen. Són gents estranyes, que es banyen a l’hivern i viuen d’esquena a la religió. Fabriquen cocktails endiablats. Donen balls i tes. El barri antic fingeix ignorar-ho. Sense valor ni desigs per a declarar-los batalla, opta per declarar-los inexistents”. Així descrivia Llorenç Villalonga la plaça de Gomila a la seva novel·la Mort de dama (1931).

Abans que l’ skyline de la badia de Palma s’inundàs d’hotels, aquesta plaça era una tribuna on el pintor Santiago Rusiñol veia dormir el mar. El mateix recordaria Andrés Ferret (1940-1996), periodista del Diario de Mallorca i professor de Dret Polític: “Asseure’s a la plaça en caure la nit equival a llogar una butaca en el millor dels teatres”.

Una de les primeres celebritats a freqüentar els bars de Gomila va ser l’actor Errol Flynn, el Robin Hood més famós de tots. Des del 1955 vivia a Illetes amb la seva dona, l’actriu Patricia Wymore. Foren sonades les gateres que agafà per Ciutat, sobretot al mític Joe’s, que comptà amb el millor cocteler de Mallorca, Pepe Ríos. Allà coincidí amb altres estrelles de Hollywood com Ava Gardner o George Sanders. Tanmateix, on Flynn es desfasà més va ser en el seu veler Zaca, que tenia atracat al Club Nàutic. La rumorologia deia que, a les festes privades que muntava, tocava el piano amb el penis.

Un dels locals més emblemàtics de plaça de Gomila va ser la discoteca Tito’s, l’única de la zona encara oberta. Era l’antiga casa de la família d’indians Gomila que donà nom a la plaça. La deixaren a principis del segle XX quan tornaren definitivament a Santiago de Cuba. Tito’s obrí les seves portes el 1923 i aviat es convertí en una de les millors sales de festa del Mediterrani. El 1973 hi cantà Marlene Dietrich, la gran diva d’origen alemany que popularitzà la cançó Lili Marlen.

Fent la competència a Tito’s hi hagué el Sargent Peppers, que quedà inaugurat el 15 de juliol de 1968 amb l’actuació estel·lar de Jimi Hendrix, un dels millors guitarristes del moment. Fou el seu únic concert a Espanya. L’espectacle, davant 700 persones -la majoria estrangers-, acabà malament. Mentre tocava la cançó Purple Haze, en una de les seves filigranes, Hendrix va aixecar la guitarra i va pegar contra el sòtil, que va caure. Va ser, però, un ensurt, sense ferits.

Altres discoteques cèlebres de Gomila foren Rodeo, Flamingo i Zhivago. Entre els restaurants, destacaren El Patio, la Fonda Llabrés o el Palace. I la nòmina de bars es completà amb el Café Bellver, el bar Mónaco, el bar Torres o l’Oasis. Al Terreno també hi hagué el primer restaurant de menjar xinès (El Mandarín), així com el primer italià (La Trattoria). Tota aquesta oferta d’oci entrà en decadència als anys noranta.

http://www.arabalears.cat

Emaya refuerza la brigada para la eliminación de maleza 2018

PP-ABANDONO - 20180301_164841-A (640x480)

josep capó 21.09.2018 | 23:28

La Empresa Municipal d’Aigües i Clavegueram ( Emaya) reforzará el equipo para la limpieza de maleza en las calles de la ciudad. En estos momentos, la empresa municipal dispone de una brigada que trabaja en horario de mañana y tarde realizando este cometido en toda la ciudad. Si bien la teniente de alcalde de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, Neus Truyol, reconoce que es insuficiente, recuerda que en este mandato se ha recuperado el servicio que el PP suprimió durante los dos últimos de la anterior legislatura. En breve, el servicio se reforzará con “cuatro o cinco personas más”. Además, se colocará un dispositivo cortahierbas en las máquinas de limpieza. Asimismo, se espera que el nuevo contrato de vialidad, que mejorará la situación de las aceras y del firme de las calles de la ciudad, también ayude a que haya menos maleza.

http://www.diariodemallorca.es

Paseo marítimo, de autovía a bulevar 2018

El futuro del Paseo Marítimo, si cuaja el proyecto de Cort, es el de transformarse en una amplia avenida con anchas aceras y abundante vegetación, la antítesis de lo que es hoy

josé jaume 16.09.2018 | 02:45

El arquitecto Carlos García Delgado sentencia que el llamado Paseo Marítimo, la calle, autovía, que define a Palma como ciudad, “de paseo tiene muy poco; de hecho, nada”. “Se hizo pensando que no tendría la presión que se ha registrado”, añade, para convenir que “se ha convertido en una autovía al borde del mar, por lo que ahora el reto es reconverirlo”. “Algo similar le ha sucedido a la calle de Jaime III”, auduce el conocido arquitecto. Cuando, en la década de los años 50 del pasado siglo, el ingeniero Gabriel Roca proyectó la construcción del paseo, a nadie se le pasó por la cabeza la posibilidad de que el tráfico rodado llegaría a ser “tan agresivo” como es en la actualidad. Fue otro reconocido arquitecto, Gabriel Alomar, sobrino del político e intelectual del mismo nombre, embajador de la Segunda República en Roma, muerto en el exilio de Egipto, quien teorizó sobre las vías de tráfico rodado que debían converger en el centro de Ciutat.

Ahora, el Ayuntamiento de Palma, gobernado por una plural coalición de izquierdas, proyecta reconvertir el Paseo Marítimo en un verdadero paseo, dotarlo de amplias aceras y abundante vegetación restringiendo notablemente el tráfico, para lo que se hace imprescindible ejecutar el proyecto del segundo cinturón de ronda, que, para García Delgado, es un mal necesario, al tiempo que se hace imperativo modificar el primero, puesto que, desde el aeropuerto hacia Palma, la autopista favorece que se desemboque en el Paseo Marítimo, al ser constantes los atascos al incorporarse al cinturón de ronda. “Es urgente desatascar el nudo”, afirma el arquitecto, para que el paseo pueda ser el proyectado boulevard.

Barrera entre el mar y la ciudad

Antes de que el ingeniero Roca proyectara el Paseo Marítimo, que se ha convertido en una barrera que se interpone entre la ciudad y el mar, toda la costa baja de Palma, desde la zona de Porto Pi, facilitaba sin ningún obstáculo el acceso al mar, era factible bañarse en muchos lugares, entre otros el conocido de Can Barbará, hoy pequeño puerto deportivo frente al del Club de Mar, donde los bañistas de la década anterior a la Guerra Civil y las posteriores, disponían hasta de cuerdas para asirse al meterse en el mar. Todo aquello era la imagen de una ciudad que ha desaparecido por completo, la que cambió drásticamente al materializarse el Paseo Marítimo, la autovía que canaliza un intensísimo tráfico, dándose, entre otras, la anomalía de que la acera interior apenas dispone de un metro de ancho, lo que es una “ridiculez”, apunta García Delgado. El paseo, ideado en la década de los 40, llegó, promediada la década siguiente, hasta el Bahía Palace, para, en años posteriores, adentrados en la década de los 60, cuando el turismo de masas eclosionó en Mallorca, y la de los 70 ir ampliándose paulatinamente. García Delgado reitera que el Paseo Marítimo, afortunadamente, es reconvertible, siempre y cuando se ejecute el segundo cinturón y se desatasque el primero. Dice que la “voluntad política” de hacerlo, existe en el Ayuntamiento de Palma; lo que está por dilucidarse es si se traducirá en hechos.

Los algo más de cuatro kilómetros de longitud del Paseo Marítimo, que se inician en el Club de Mar y concluyen al iniciarse el Paseo de Sagrera, están flanqueados por hoteles y edificios que, prácticamente en ningún caso, cumplen las ordenanzas de volumen y altura. Se levantaron cuando la manga ancha era carta de naturaleza en Cort. García Delgado manifiesta que “las ordenanzas siempre llegan tarde, y en el caso del Paseo Marítimo la edificabilidad debería haberse controlado mucho más”. ¿Cuál fue la razón de tanta permisividad? Hay que buscarla en la situación que se vivió después de la Guerra Civil, hasta bien entrada la década de los 70 del pasado siglo, cuando, según quién, disponía de patente de corso para hacer y deshacer a su antojo; de ahí que hoy el Paseo Marítimo sea en buena medida la muralla que se interpone entre el mar y la ciudad.

 

El argumento que dio pie al diseño del Paseo Marítimo fue el de conectar Porto Pi con el otro puerto de Palma; además, precisa el arquitecto García Delgado, en aquellos años, dar cabida al automóvil, facilitar su uso, era un signo de progreso. El modelo fue el del paseo marítimo de Cannes: autovía y hoteles. También supuso que cayera en desuso lo que había sido la espina dorsal de conexión de Palma: la calle de Joan Miró, antes denominada de Calvo Sotelo, que, en las primeras décadas del pasado siglo, hasta los 50, fue, en opinión de García Delgado, “la mejor zona de veraneo del mundo”, conocida tradicionalmente como El Terreno.

Lo que fue y es el Paseo Marítimo ha tenido su reflejo en películas rodadas en Mallorca, entre ellas algunas memorable. En El verdugo, del gran Luis García Berlanga, varias secuencias fueron rodadas en el Paseo Marítimo y en el puerto; otra película, Bahía de Palma, en la que apareció el primer bikini del cine español de posguerra, con Elke Sommer de protagonista, actriz que tuvo un romance con un conocido picador mallorquín, también queda constancia visual del Paseo Marítimo; y así pueden citarse varias películas más.

La Cuarentena

Flanqueando el paseo, se dan cita elementos que contribuyen decisivamente a darle una fisonomía decisiva; además de la ensenada de Can Barbará, que todavía retiene algo de lo que fue antaño, se hallan los jardines de La Cuarentena, que desde la plaza del Mediterráno, contigua a la de Gomila, fenecida como centro del ocio nocturno de Palma, se desparraman hasta la acera interior. Los jardines de La Cuarentena son unos grandes desconocidos, apenas visitados, a pesar de sus notables características. La Cuarentena se haya en buena parte cerrado mediante un muro de sillería. Todavía se conserva el portón de acceso al mar. Su nombre se debe a que fue utilizado para embarque y desdembarque de mercancías y pasajeros sometidos al régimen de cuarentena por proceder de barcos con “patente sucia”. Se conserva el portón de acceso al mar con sus correspondientes escudos. Por los antecedentes contenidos en la serie de planos del puerto puede afirmarse que La Cuarentena se hallaba ya construido en este lugar próximo a S´Aigo Dolça en el siglo XVII prestando servicio hasta el siglo XVIII, en el que se produjo un agrupamiento de este tipo de establecimientos. La Cuarentena entró en decadencia a lo largo del siglo XIX, cuando se implantaron los servicios de sanidad exterior en el denominado Espigón de la Consigna, siendo sustituidos en 1936, año del golpe de Estado que desencadenó la Guerra Civil, por las instalaciones que construyó la entonces denominada Junta de Obras del Puerto en el paraje de la antigua pedrera, demolidas en 1961, para ser sustituidas por las actuales instalaciones del muelle de ribera de San Carlos. Los jardines constituyen una de las zonas verdes más conseguidas de Palma.

Sin estar ubicada estrictamente en el Paseo Marítimo, sí puede considerarse parte del mismo la capilla de San Telmo. Primitivamente situada en la esquina formada por la calle del Mar y el antiguo muelle de Ribera, el acual Paseo de Sagrera, en el punto que ocupa la jefatura del Sector Naval, fue trasladado, piedra a piedra, por la Junta de Obras del Puetrto a su actual emplazamiento en 1947. Si bien hay noticias que acreditan la existencia de una capilla dedicada también a San Telmo, a partir del siglo XIV, los datos contrastados no se encuentran hasta 1617, lo que hace suponer que la capilla trasladada data de principios del pasado siglo. Perteneciente al extinguido Gremio de Mareantes, quedó afectada por la reforma legislativa de Mendizábal (la desamortización) hacia 1835, en los inicios del reinado de Isabel II.

Otros elementos que jalonan el recorrido del Paseo Marítimo son el busto del teniente general Barceló. Situado frenter a las instalaciones del Club de Mar, en el inicio del paseo, el busto se colocó en su emplazamiento por acuerdo de la Junta del Puerto siendo inaugurado el 5 de mayo de 1971. La escultura, como otras de Ciutat, fue obra de Remigia Caubet, quien, junto a Horacio de Eguía, autor del Ramon Llull, plantado en el inicio de Sagrera, mirando hacia el puerto, a la vera del Parque del Mar, devinieron en los escultores oficiales de Palma, acompañados del tercero en discordia, Jaime Mir. También la Junta del Puerto de Palma, en sesión del 3 de julio de 1984, adoptó el acuerdo de aceptar el ofrecimiento de una escultura, obra de Remigia Caubet, por parte del Consell de Mallorca, denominada La Font de L´Amor. Está instalada en el parterre de forma triangular que corresponde a la intersección del vial de S´Aigo Dolça con el Paseo Marítimo.

Atlas de los Cresques

En la plaza peatonal de los jardines fronteros al Auditorium, se ubica la monumental veleta metálica situada sobre una columna formada por el perfil del barco dibujado en el Atlas Català de 1385 de los Cresques, la familia de judíos mallorquines autores de fundamentales obras de cartografía medieval, que creó escuela, encontrándose en la parte ocidental del atlas frente a las actuales costas del Sahara representando un buque del siglo XIV. La columna, en marés de Santanyí, tiene la misma forma que las de la galería superior del Castillo de Bellver, y en el pie de la veleta se hallan los ocho clásicos vientos mediterráneos, con el dibujo tomado de la Rosa de los Vientos que aparece en el citado Atlas Català.

El Paseo Marítimo también acoge el monumento a Marcos Ferragut, el mecenas que hizo posible el Auditorium, y la hornacina y efigie de santo Domingo de la Calzada, amparado por el talud del Jonquet en su parte central, al objeto de proteger los jardines. El monumento data de 1951.

Esa es la fisonomía del actual Paseo Marítimo, que, pese a todo, es uno de los más celebrados de Europa, dado su recorrido, serpenteando el puerto y las panorámicas que se divisan, tanto del puerto y la bahía como de la catedral. El futuro ha de ser el citado: recrearlo como un gran boulevard. Carlos García Delgado reitera que puede hacerse, que es un proyecto factible, y que, dado que existe la voluntad política de Cort, se ha de convertir en realidad. El problema es el de cómo absorber el intensísimo tráfico que canaliza. No parece haber otra solución que la de acometer la construcción del segundo cinturón de ronda, convenientemente rediseñado, y corregir los defectos que tiene el primero. Sin ello, hacer el boulevard parece una quimera, aunque desde el Ayuntamiento, como a manifestado el alcalde Noguera, se quiera hacerlo. En los meses que quedan hasta las elecciones municipales del último domingo de mayo del próximo año, es imposible realizar el proyecto; todo lo más se podrá ampliar una de las dos aceras e iniciar la reducción del tráfico, en el supuesto de que, al hacerlo, no se origine lo que algunos vaticinan que se desencadenará: un fenomenal atasco circulatario en momentos de tráfico intenso, lo que ya viene uscediendo. En el caso de que se achique la vía, los atascos pueden llegar a serr históricos. Es la servidumbre del Paseo Marítimo.

http://www.diariodemallorca.es

Las obras del Club de Mar se inician con su apertura al paseo Marítimo 2018

Comenzarán este otoño con la eliminación de la valla de separación y la ampliación del espacio para peatones y ciclistas – La construcción del edificio de aparcamientos empezará en enero

 

La transformación del Club de Mar empezará este otoño con la apertura de las instalaciones al paseo Marítimo. La conexión se iniciará con la retirada de la valla metálica que separa el recinto de la acera a lo largo de 600 metros y su sustitución por una hilera de setos. La zona exterior se dotará de arbolado para dar continuidad al paseo. Como el tramo lindante a las instalaciones se estrecha, parte del límite de la parcela del Club de Mar se cederá a la ciudad con el fin de ampliar la anchura y que haya espacio suficiente para los peatones y ciclistas. Y hay un guiño al paseo más emblemático de Ciutat, el de Dalt Murada, ya que el pavimento será el mismo que los característicos adoquines diseñados por Elías Torres.

“El proyecto pretende suavizar la línea divisoria, que sea amable y abierta, porque ahora se parece a un recinto industrial aislado del resto de Palma“, compara el autor, César Jiménez de Tejada, junto con María Hurtado de Mendoza. Ambos arquitectos del estudio Entresitio y el paisajista Álvaro de la Rosa remodelarán totalmente los 45.000 metros cuadrados de superficie en tierra del Club con unas obras que durarán cuatro años, repartidas en cuatro fases durante la temporada baja y en las que se invertirán alrededor de 50 millones de euros.

El paseo Marítimo se conectará con las instalaciones náuticas a través de una rampa que llevará al interior de la marina y permitirá además traspasarla para llegar a los muelles de los cruceros. Esta “permeabilidad”, en palabras del arquitecto, “pretende recuperar la relación entre el litoral de levante y el de poniente hasta Portopí”. “Habrá un tránsito público a dos niveles –añade–, debido a que la calzada exterior se eleva media planta sobre el nivel del Club, lo que posibilita el desdoblamiento del Marítimo con otra rampa” a partir del punto donde comienza el recinto privado.

Sin embargo, la remodelación de esta zona interior no será una realidad hasta dentro de dos años, cuando se construya el inmueble que sustituirá a las edificaciones actuales, que datan de 1972. El proyecto arquitectónico “es como los dedos de una mano, el vacío se adentra, el paseo penetra en la primera planta y, aunque parece que hay varios edificios, solo es uno principal atravesado por el espacio público a varias alturas”, describe Jiménez de Tejada.

115 plazas de parking

A partir de enero del próximo año se levantará otro inmueble junto a la entrada al Club de Mar para albergar 115 plazas de aparcamiento repartidas en dos plantas (baja y primera) y una tercera que será para la discoteca del recinto. En una parte de este solar se ubica ahora una pequeña construcción destinada a escuela infantil, que también será derribada. Las obras concluirán antes del inicio de la temporada turística.

En invierno comienza además la ampliación del muelle siete y la creación de uno nuevo, el ocho, un proyecto que permitirá que amarren barcos de 50 metros de eslora. Cuando estén terminados, “servirán para trasladar de forma temporal las embarcaciones de los pantalanes existentes para ir dejándolos vacíos y acometer su reforma integral”. Esta segunda actuación en el espejo de agua se desarrollará durante la siguiente temporada baja, tal como detalla el autor del proyecto.

Dichas obras convivirán con las del nuevo edificio principal, que se iniciará por el tramo del actual hangar, objeto de demolición, y seguirá hacia el inmueble social de los años 70. Cuando la zona de administración esté construida, trasladarán las actuales oficinas para poder derribar la edificación más próxima al paseo Marítimo. La primera parte de la nueva sede se prolongará a lo largo de 2020 y 2021, y el último año se acometerá el resto del proyecto.

Los jardines verticales, la seña de identidad del nuevo Club de Mar

El futuro Club de Mar contará con varios jardines verticales, que se convertirán en una de sus señas de identidad. “Se usará el sistema Babylon de Vivers Ter, tanto en fachadas opacas como en transparentes, entre ellas la del aparcamiento, en el que las trepadoras subirán por cables”, indica el paisajista del proyecto, Álvaro de la Rosa.

Las paredes vegetales no solo tendrán una finalidad estética, sino también térmica, añade quien apostará por la jardinería “mediterránea, autóctona, pero con un enfoque muy actual, con vegetación no muy vista”. Esta novedad también se extenderá  a las cubiertas, donde plantea “unas praderas silvestres muy atractivas, que se verán desde el exterior y el interior”.

También proyecta “casi una obra de Land Art” en el muro que separa el Club de Mar del paseo Marítimo, ya que tendrá “un gran colorido en sus 600 metros de longitud que verán los barcos” amarrados en los pantalanes y los paseantes del futuro vial.

http://www.diariodemallorca.es

TAPARERA

Ustedes se preguntaran: ¿Llubí? ¿La murada de la Palma?

Pues no, El Terreno.

Nos ha nacido una “taparera” en plena escalinata de la calle Menéndez Pelayo. Ya lo saben, el próximo año quizás nos dé alcaparras.  La primera  persona que la localice entre tanta hierba, y nos diga en que peldaño de la citada escalinata se encuentra tendrá premio, un merecido bocadillo con su bebida incluida en Meriendas Bestard.

Un vecino de la calle Baionetes denuncia la falta de limpieza y el estado del asfalto 2018

Un vecino de la calle Baionetes denuncia la falta de limpieza y el estado del asfalto (640x480)

redacción palma 12.09.2018 | 02:45

Un vecino de la zona Joan Miró ha comunicado su queja por el mal estado de una de sus travesías, la calle Baionetes, debido a la falta de limpieza y el estado del asfalto.

Según su testimonio, y como se puede comprobar en la fotografía de la derecha, en la calle Baionetes se acumulan, desde hace semanas, “sacos con escombros y mucha suciedad”, procedentes de una obra en uno de los edificios y que está paralizada. El vecino lamenta la imagen “penosa” que ofrece Joan Miró.

https://www.diariodemallorca.es/palma/2018/09/12/vecino-calle-baionetes-denuncia-falta/1346653.html