BALEARES Subidas de sueldo a la carta en Emaya: 240 euros al mes para los jefes por exceso de trabajo en 09,10,2017

Emaya ha disparado las horas extra tras contratar a 260 barrenderos (640x480)
I2E by colour-science.com

La presidenta de Emaya, Neus Truyol. JORDI AVELLÀ

Premia a 3 de los 18 jefes de sector de la limpieza por un exceso de carga laboral

A los peones se les aumentó el salario 18 euros al año

La dirección de la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado (Emaya) liderada por la concejala nacionalista, Neus Truyol, vuelve a repetir las subidas salariales a la carta en determinados puestos de jefaturas dentro de la compañía pública. Mientras a los peones de la limpieza se les aumentó el sueldo un 1% este año (entre 17 y 18 euros) a 3 de los 18 jefes de sector se les ha premiado con un plus de 240 euros mensuales. Una medida que ha provocado un enorme malestar entre el resto de responsables del área de Medio Ambiente de la compañía. Todo ello mientras continúan arreciando las críticas por el mal estado de la limpieza de la capital balear finalizada ya la temporada estival.

En concreto, los jefes de sector agraciados por la dirección de la compañía son los de la zona de Llevant desde Es Molinar al Arenal; Pere Garau-Son Gotleu y Son Pacs, sede de la compañía colindante con Son Castelló. Curiosamente no han corrido la misma suerte de percibir ese plus por sobrecarga de trabajo ni el de la zona centro ni de barrios como Santa Catalina pese al notable trasiego de población local y turística que soportan ambas zonas. A la hora de justificar ese aumento de la nómina, la dirección de Recursos Humanos de la compañía precisa que «la dirección ha considerado oportuno reconocer mediante pacto individual un complemento de puesto a los mandos intermedios que ocupan sectores con especiales características por estar disponibles para dar cobertura efectiva al servicio en cualquier franja horaria incluyendo los posibles desplazamientos fuera de la jornada laboral que se requieran».

Por parte desde Emaya se reconoce que es una decisión unilateral de la dirección en esa misiva dirigida al comité de empresa.

En la misma se hacen distinciones entre las cargas de trabajo que soporta uno y otro jefe de sector, en función de los barrios que tiene a su cuidado. «El departamento de limpieza está compuesto por diferentes sectores, y entre ellos, se producen especiales diferenciaciones y características como pueden ser, entre otras, la extensión a la que dan cobertura, diversidad de servicios a prestar, número de personal que gestiona así como la presión turística a la que están sometidos».

Según Emaya en la pasada temporada estival «por el incremento de la población flotante y el turismo en la ciudad, Palma ha sufrido un incremento significativo y adicional en la actividad y carga de trabajo respecto a anteriores temporadas estivales».

Sin embargo, las críticas al mal estado de la ciudad no proceden de este año sino que ya el verano pasado la denuncias sobre esta cuestión eran reiteradas en la mayor parte de la ciudad. Y para precisar al comité de empresa lo que supone la percepción de ese plus adicional, la dirección de la compañía recuerda que «dicho pacto individual no será, en ningún caso, consolidable ni generará derecho adquirido alguno y podrá o no reconocerse en futuras ocasiones atendiendo a las circunstancias del servicio».

La reacción del principal partido de la oposición en Cort (PP) a esta decisión de la dirección de Emaya no se hizo esperar. La representante de esta formación en el consejo de administración, María José Bauzá, recordó a la edil Truyol que «una empresa pública no puede ser dirigida a base de afinidades y enemistades». «Son muchos los que se están esforzando para que las cosas funcionen y, sin embargo, los pluses no se dan en función de la carga de trabajo y la responsabilidad del empleado, sino por simpatías», denunció la edil aludiendo a la falta de criterios objetivos para otorgarlas.

Y es que no es la primera subida unilateral de sueldos que aprueba en los últimos meses la dirección de Emaya generando el lógico malestar en el resto de trabajadores. El pasado verano el director de Calidad Urbana, Felipe Belinchón, asignó al máximo responsable de la limpieza de Palma un salario por encima del que percibe hasta el propio el primer edil palmesano (58. 639 euros), frente a los 47.149 que venía ganando hasta la fecha. Un aumento de sueldo del 25,5% que la formación EU-IB calificó de «obscena».

 

http://www.elmundo.es/baleares/2017/10/09/59db3d7d46163f755b8b465b.html

Anuncios