Una mañana de protestas en El Terreno – 04,02,2007

BULLDOZERVecinos afectados por las obras del aparcamiento de José Villalonga se manifestaron ayer contra el proyecto

SILVIA VELERT La calle José Villalonga está situada en la parte alta del Terreno. Es estrecha y rodeada de las típicas plantas bajas y villas que conforman esta barriada. Su habitual tranquilidad se ha visto alterada por la construcción de un aparcamiento subterráneo desde hace diez meses. Después de las reiteradas quejas de los vecinos Cort ordenó su paralización el pasado jueves, pero los afectados han comprobado que los trabajos continúan y ayer por la mañana decidieron salir a la calle para protestar.
En el solar del número 56 de esta calle donde se construye el estacionamiento colocaron un gran cartel en el que se leía: “Licencia mal dada. El Terreno estalla”. Otros folletos pequeños indicaban mensajes parecidos: “Más parques y menos parkings”. En la pared del fondo del solar, en el que se pueden ver montones de tierra de las excavaciones y una máquina, se observa el mensaje: “Prou desastres al Terreno”.

Entre el centenar de personas que participaron en la concentración estaba Paula Genestre Durán. Vive desde hace cuarenta años en el edificio de 36 pisos situado junto al solar en obras. “He notado temblores en mi vivienda. Vivo sola y tengo que marcharme de casa porque no puedo aguantar el ruido”, explicó Durán. Su experiencia es compartida con otros residentes de esta calle que ayer se manifestaron. La mayoría formaba parte del Grupo El Terreno, integrado por el centenar de vecinos afectados. Esta agrupación aportó pruebas periciales de los temblores provocados por las excavadoras que han producido grietas, roturas de cristales, objetos caídos y el hundimiento del pavimento de varias calles por el paso de camiones de gran tonelaje.
Los manifestantes coincidieron en su reivindicación: la paralización de las obras y la revisión del proyecto, que ejecuta la promotora Yongyi S.L y que pretende construir tres plantas con cien plazas de aparcamientos subterráneos y la edificación de diez chalets.
Margalida Antich vive en una de las villas de principios del siglo XX que se encuentra junto a las obras paralizadas. Ha tenido que pagar a un notario para que certifique las numerosas grietas que han aparecido en su vivienda. “He visto caer objetos de las estanterías situadas en la pared que da a las obras”, señaló Antich. Para esta residente del Terreno es excesivo concentrar cien plazas en una calle tan estrecha y rodeada de casas centenarias y con un elevado valor patrimonial.
En la calle Dos de Mayo, donde da la parte trasera del estacionamiento, reside Catalina García. Ayer salió a la calle y recordó que su casa también tiene grietas. “Me han caído los libros de las estanterías mientras excavaban”, indicó asustada. A Iñaco Fabré y su madre María José De Balanzó, que viven en el primer piso del edificio colindante al solar en obras, le hicieron un agujero en la galería de la cocina. En su opinión, la paralización de las obras por parte de Cort “es un remedio provisional y es ilegal en un barrio con una tipología arquitectónica que hay que proteger”.

http://www.diariodemallorca.es/palma/1432/manana-protestas-terreno/240273.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s